Los niños de la estrella amarilla

 

 

 

1200x628-LOS NIÑOS DE LA ESTRELLA AMARILLA

 

«La novela, breve y directa, es una historia emocional y emocionante, un canto sobre el amor de una madre en medio del infierno». Sobre Canción de cuna de Auschwitz, David Yagüe, 20 Minutos

 

Argumento: Jacob y Moisés Stein viven con su tía Judit en París hasta que en agosto de 1942 se desata la gran redada contra los judíos extranjeros. Sus padres, unos conocidos dramaturgos alemanes, se han escondido en la Francia Libre, pero antes de que su tía logre enviarles al sur, los gendarmes los detienen y los llevan al Velódromo de Invierno, donde más de cuatro mil niños, cinco mil mujeres y tres mil hombres tuvieron que subsistir sin comida ni agua durante cinco días. Jacob y Moisés logran huir antes de que pudieran ser enviados en trenes hasta el campo de Drancy. Cuando regresan a su casa en París su tía ha desaparecido. Deciden viajar en solitario a Valence para buscar a sus padres, pero el camino no será nada seguro ni fácil.

«También recordamos el número 5.000, el número de judíos rescatados por lo aldeanos del área de Le Chambon, en Francia, una vida salvada por cada uno de sus 5.000 residentes. Ni un judío que llegó allí fue rechazado. Pero no fue hasta décadas más tarde que los aldeanos hablaron de lo que habían hecho —y aún entonces, sólo de mala gana—. El autor de un libro sobre el rescate encontró que aquellos a los que entrevistó se sentían confundidos por su interés. “¿Cómo podría llamarnos buenos?” dijeron “nosotros hicimos lo que había que hacer».

Barack Obama, presidente de EEUU, en su discurso el día del Recuerdo del Holocausto en el Capitolio de Washington, 23 de abril de 2009.

«Aquí, ante el desafío, se confirmó el alma de la nación. Aquí se encarnó la conciencia de nuestro país. Chambon-Sur-Lignon es un lugar de memoria. Un lugar de resistencia. Un lugar símbolo de la Francia fiel a sus principios, fiel a su herencia, fiel a su genio. Sobre esta alta meseta de inviernos duros, en la soledad, a veces en la miseria, muchas veces ante la adversidad, las mujeres y los hombres mantienen los valores, los valores que nos unen. En lo que fue una de las regiones más desheredadas de nuestro país, desafiando todos los peligros, eligieron el coraje, la generosidad y la dignidad. Eligieron la tolerancia, la solidaridad y la fraternidad. Eligieron los principios humanistas que reúnen a nuestra comunidad nacional…».

Jacques Chirac, presidente de la República de Francia, en Le Chambon-Sur-Lignon, 8 de julio de 2004.

Comprar aquí: Libro